Según el Banco Nordea, existe un claro vínculo entre la sustentabilidad de una empresa cementera y el costo de sus servicios financieros.


"Dado que sólo existen alternativas de sustitución limitadas al cemento, esperamos que la industria cementera siga teniendo acceso al capital. Pero el costo del capital aumentará para los productores de cemento menos sustentables a medida que se reduzca la visibilidad sobre su potencial de ganancias a largo plazo (por ejemplo, como resultado de los posibles cambios de reglamentación ecológica en el futuro) y los flujos de inversión disminuyan a medida que la comunidad de inversionistas aumente su atención sobre la sustentabilidad", dice Marco Kisic, analista principal de ESG del Nordea Bank, que es una de las 10 principales empresas de servicios financieros de Europa.


Por lo tanto, las empresas cementeras, y especialmente sus accionistas, deberían esperar una caída significativa del valor de mercado si la sustentabilidad no se integra en el modelo de negocio. Un informe del Nordea Bank estima que los activos abandonados en el sector de los combustibles fósiles podrían perder más de 1 billón de dólares de los EE.UU. en valor de mercado.


"Hemos visto a las compañías de carbón luchar por conseguir capital, simplemente porque los inversionistas son reacios a invertir en compañías de combustibles fósiles. No observo el mismo nivel de desafío para las empresas de cemento, pero a medida que los inversionistas buscan cada vez más reducir la huella de carbono de sus carteras, las empresas de cemento se convierten en los principales candidatos a la exclusión. Los inversionistas que vendan sus participaciones ejercerán presión sobre el valor de mercado de las empresas cementeras y la liquidez de las acciones", dice Marco Kisic. 

"En el 2014, nos deshicimos de dos empresas de producción de cemento. En este proceso, evaluamos si estas empresas pueden ser particularmente vulnerables a los futuros cambios regulatorios relacionados con el clima, así como a otros factores".

Los inversionistas institucionales se vuelven ecológicos

Mirar los datos de ESG se ha convertido en una práctica habitual entre los inversionistas cuando analizan las oportunidades de inversión. Y parece que no hay apetito de inversión en las empresas que no se esfuerzan por ser sustentables.

 

"En el 2014, nos deshicimos de dos empresas de producción de cemento. En este proceso, evaluamos si estas empresas pueden ser particularmente vulnerables a los futuros cambios regulatorios relacionados con el clima, así como a otros factores", explica Marthe Skaar de Norges Bank Investment Management, el fondo estatal noruego de petróleo que posee el 1,4% de todas las empresas del mundo que cotizan en la bolsa, con un valor de mercado de 923.000 millones de euros.

 

Al mismo tiempo, los inversionistas institucionales están presionando a las empresas para que integren la sustentabilidad a sus modelos de negocio.

 

"Las cuestiones relativas al cambio climático, incluidos los efectos físicos y las respuestas reglamentarias y tecnológicas, pueden dar lugar a riesgos y oportunidades para las empresas. Las juntas de directorio deberían integrar los riesgos y oportunidades reales del cambio climático en su gestión empresarial, como la planificación de inversiones, la gestión de riesgos y la presentación de informes", agrega.

 

La sustentabilidad consiste en mitigar el riesgo

Con el acuerdo de París y el plan de acción de la Comisión de la UE para el crecimiento sostenible, existe un fuerte catalizador para un mayor enfoque reglamentario en materia de ESG. Esto podría conducir a posibles futuras tasas, multas o daños a la reputación por un desempeño de ESG por debajo de lo normal. Como ejemplo del impacto financiero que puede tener, 234 empresas de los países nórdicos pagaron en conjunto 4.800 millones de euros en multas relacionadas con el ESG entre 2013 y 2018. Una cifra que el Centro de Estudios Zero Carbon de Australia predice que aumentará a medida que la huella de carbono de la industria del cemento pase de un 8% de las emisiones de CO2 del mundo hasta el 26% si no se toman medidas. Las iniciativas en otras industrias para reducir las emisiones y los cambios en el estilo de vida en general podrían dejar a la industria del cemento con una mayor parte del total de las emisiones.

 

"No vemos muchas empresas donde la sustentabilidad sea una parte estratégica de su modelo de negocio. Tal vez Vestas, el productor de molinos de viento, Novozymes, el productor de enzimas y algunos otros. La sustentabilidad consiste en mitigar el riesgo de manera que la empresa evite que se le imponga una enorme multa o que de repente tenga que invertir mucho para cumplir con la nueva normativa sobre gases de efecto invernadero", dice Peter Holt de C Worldwide Asset Management.

 

Pero hay buenas razones comerciales para integrar la sustentabilidad en el modelo de negocio.

 

"El desafío es encontrar el equilibrio adecuado entre la producción de suficiente cemento para una población mundial en crecimiento y la urbanización necesaria, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente. La clave para lograrlo es reducir el consumo de energía y mejorar la productividad de una planta de cemento. Con la innovación, digitalización y una perspectiva de ciclo de vida esto es posible", dice Jan Kjaersgaard, Presidente de Cemento en FLSmidth.

 

Menciona como ejemplo un simple producto de filtro de bolsa que ha sido digitalizado.

 

"El filtro de bolsa Airtech funciona un poco como una aspiradora controlando los niveles de polvo en las plantas de cemento. Al añadir sensores al filtro de bolsa, los parámetros de funcionamiento pueden ser medidos yajustados en tiempo real. Como resultado, ahorramos energía y aseguramos un mayor tiempo de funcionamiento. Este es sólo un ejemplo de los muchos productos que pueden ser digitalizados. En conjunto, estas pequeñas mejoras pueden reducir significativamente las emisiones de CO2 y mejorar la productividad”, finaliza.  

Stories from FLSmidth